lunes, 20 de febrero de 2017

Rotos

Abrió el grifo y no salió agua. Como siempre. Después, bajó hasta la cocina. La nevera estaba vacía. Aun así, se sentó en la mesa y estuvo un rato parado, mirando a la nada. Hox se despidió de su esposa con un tímido beso y salió de la casa, se montó en el coche y empezó una nueva jornada, una en la que no haría nada, excepto dar vueltas con su bólido.
  Hox era un tipo feliz hasta donde podía serlo. Tenía una preciosa casa de 4 pisos, una familia (Amy, su mujer, y Ross y Christie, sus dos hijos mellizos) y no le faltaba nada que necesitara. No había manera de anticipar los terribles acontecimientos que tendrían lugar aquella funesta velada.
  Aparcó en la entrada, donde siempre, y cruzó el umbral de la puerta.
- ¡Cariño! Ya he… llegado…
  Algo en el ambiente le incomodó. No habría sabido explicar la razón, mas notaba que algo no iba bien. Fue hasta el salón. El televisor estaba encendido, con aquella perpetua imagen de un parque de atracciones congelada. Cuando vio lo que había al pie del sofá, su respiración se congeló.
- ¡Amy!
  Hox corrió hasta donde se encontraba su esposa, tendida boca abajo. Alguien la había desnudado. Alguien, o algo, le había hecho algo peor.
- Oh, Dios mío, Amy, no…
  La mujer tenía todos los miembros dados la vuelta, completamente descoyuntada. El hombre abrazó el frío cuerpo entre lágrimas.
- ¿Qué ha pasado? Por favor… Dios…- balbuceó como un bebé.
  De repente, el sofá salió despedido por los aires, impactando contra la televisión. Hox soltó a su esposa, presa del susto, y ésta también se elevó, golpeando varias veces el techo. El hombre tuvo entonces la súbita certeza de que lo que había sentido era que había algo más en la casa, una presencia llena de ira.
  Sin perder un segundo, Hox corrió por las escaleras. No entendía nada de lo que sucedía, y dudaba poder comprenderlo, así que decidió no perder tiempo en darle vueltas.
  La habitación de sus hijos estaba en la cuarta planta. Cuando entró, les descubrió abrazados en el centro, rodeados de todos los muebles. A juzgar por el desastre aparente, algo similar a lo que había presenciado en el salón había tenido lugar allí también.
- Papá… ¿qué está pasando?- preguntó Christie, entre lágrimas.
  La joven tenía el pelo rubio, mientras que su hermano era pelirrojo. El niño estaba tan asustado que ni siquiera podía hablar.
  Hox pensó que aquella era la pregunta clave que no importaba contestar. ¿Un demonio? ¿Fantasmas? ¿La casa estaba encantada? Era imposible de saber. Era inútil saber.
- Nos vamos.
  El hombre cogió a sus hijos de las manos y se los llevó. En su precipitada huida, muebles y objetos seguían volando: lámparas, mesillas, camas, espejos… Aquella vorágine era una auténtica pesadilla.
  Habían llegado al segundo piso, cuando un tirón seco e inesperado le arrebató a su hijo varón. Ross se elevó, gritando y tendiéndole la mano vacía en el aire.
- ¡Papá!- lloró el joven.
  Hox no fue capaz de reaccionar a tiempo. Los ojos del infante reflejaron un terror tan profundo como la muerte y, en un segundo, su cabeza se desprendió de su cuerpo.
- ¡Hermano!- chilló Christie.
  Quizás la niña sí, pero Hox no podía permitirse llorar. Ya habría tiempo luego. El hombre levantó a su hija en brazos y siguió adelante.
  A pesar de la celeridad, evitó caer por las escaleras. El recibidor era un campo de batalla, imposible de atravesar. Un cuadro volador casi le saca un ojo, y una silla estuvo a punto de derribarle. La puerta estaba impedida por un armario.
  Hox probó suerte en el salón. Trató de no mirar más de lo necesario, evitando enfrentarse al cadáver de su esposa.
- No mires, cielo- le susurró a Christie.
  El hombre corrió hasta una ventana y dejó a su hija en el suelo. Trató de abrirla sin éxito. Estaba atrancada.
- Papá, ¡deprisa!
  Las cosas se volvieron mucho peor dentro de la casa. Todos los objetos salieron despedidos al mismo tiempo, cada vez más cerca de ellos. El hombre puso todo su empeño en forzar la salida.
- ¡Papá!- chilló Christie.
  Finalmente, la estructura cedió. Hox sacó a su hija primero y después, de un salto, él también salió al exterior.
  El estruendo dentro de su casa les indicó que las cosas seguían siendo peligrosas. Hox y su hija no se detuvieron.
- ¿Qué está pasando…?- insistió la niña, deshaciéndose en lágrimas.
- No lo sé… juro que no lo sé…- lloró también Hox.
  Los dos habían alcanzado el coche casi, cuando un golpe le derribó. Notó una fuerza opresora en su espalda, tan poderosa que le mantuvo pegado al suelo.
- ¡Papá!- gritó Christie, mientras se elevaba varios metros.
- ¡Hija!
  Hox trató de zafarse. Pataleó impotente, pero no pudo hacer nada.
- ¡Pap…!
   El cuerpo de la niña empezó a retorcerse de manera horrenda, a deformarse y a romperse en varias partes, como si estuviese dentro de una trituradora invisible.
  El dolor y la rabia consumieron a su padre.
- ¡Nooo…!

- ¡Jaydon!- gritó Jocelyn.
  El niño miró a su hermana, con un gesto mitad culpable, mitad risueño en el rostro. Luego, cogió el muñeco que estaba pisando y se lo enseñó a la niña, radicalizando su sonrisa.
- Esto por lo de ayer.
  La pequeña miró su habitación, toda desordenada, especialmente su casita de muñecas. Algunos de sus juguetes estaban rotos, y su perro se entretenía masticando una muñeca rubia.
  Jocelyn empezó a llorar. Salió de la habitación, gritando desconsolada.
- ¡Mamá! ¡Jaydon me ha roto las muñecas y le ha dado mi prefe a Buster…!
- ¡Ella ayer me coló un balón!- se defendió su hermano, corriendo tras ella.
  Tendido en el suelo, Hox apenas podía dar crédito. Quizás por el dolor, quizás porque así lo había querido el destino, la barrera entre sus mundos se había roto y él había podido verles. Eran gigantes, eran poderosos, tanto que podían jugar con sus vidas. Pero aquellos seres, dioses o no, habían destruido a su familia.
  El muñeco se puso en pie con dificultad y corrió a esconderse. Por el camino, vio un reflejo plateado en una de las estanterías. Parecían unas tijeras gigantes.
  Hox se metió bajo la cama, manteniendo en su mente el recuerdo de sus seres queridos asesinados, mutilados. Y el recuerdo del acero.
- Llegará la noche… llegará mi venganza…

FIN


jueves, 16 de febrero de 2017

A un cielo de distancia

Aquí me hallo, contemplando el eterno azul que se extiende en todas direcciones, igual que hiciera tantas veces antes junto a ti. Que no pueda ser igual en este momento es una condena ante la que no me queda más remedio que rendirme. Porque estás, pero al otro lado del cielo.
  Fuimos felices y tristes pero, juntos, invencibles siempre. Elsa… recuerdo tu nombre cabalgando sobre el viento, con esa entonación que yo le daba y que siempre te hacía reír. La pena me golpea de nuevo, de nuevo esa sensación desagradable de vacío en mi pecho. Me pregunto si dejaré de sentirla algún día.
  Aun recuerdo la primera vez que te vi, cómo el sol bañaba tu piel. Acababa de conocerte, pero ya te conocía de toda la vida. ¡Qué cosas! ¿Verdad? Nunca creí en esas dulcificaciones de la realidad. Nunca las vi como algo distinto a consejas de hadas. Nunca las entendí del todo hasta ahora. Hasta que ha sido demasiado tarde.
  Con el tiempo, llegué a amarlo todo de ti. Tu melena castaña, tus ojos de bronce, tu piel, tus uñas, tu olor… y también tus imperfecciones. Lunares, espinillas, los rollitos que te salían en la tripa cuando te sentabas y ese silbido que se escapaba de tus labios cuando te reías. Todo. Superada la barrera de lo que la sociedad nos susurra constantemente, la venda de mis ojos se había desprendido y donde antes había trabas, solo vi el sello y la marca del amor.
  Elsa. Tu mero nombre es ya presencia. Recuerdo con imborrable paladar luctuoso la última vez, ese fatídico día en el coche. Si hubiese sabido lo que se cernía sobre nosotros… si hubiese podido esquivar aquel vehículo… ahora todo sería distinto. Ahora mismo no estaría contemplando ese cielo enorme solo, lejos de ti, tan lejos...
  No supe entender el funeral. Estaba obnubilado por mis propios sentimientos, emociones encontradas. Miedo, dolor y… ¿alivio? A mi alrededor solo había rostros tan pesarosos como distantes, caretas de personas que conocía y a las que también quería, pero que sin embargo en aquel momento no significaban nada, apenas sí estaban. Eran impostores de mis padres, nuestros amigos, tu familia… no había reproches ni rencores, pero tampoco consuelo, solo tú en mis ojos y en mi mente. Y no me dolía nada, pero me dolía al verte. Ceremonia breve, como siempre dijimos que sería. Palabras que no me dijeron ninguna cosa de un hombre que no significaba nada para mí, sonidos juntos casi al azar que ni siquiera rozaron mi cerebro, muchas lágrimas escociendo en mi piel, humo, tierra, polvo que regresa y ya nada más.
  Lo que pesa no es la muerte, entiendo. Lo que de verdad aflige es la consecuencia para el destino, el fantasma de aquellas cosas que siempre quisimos hacer juntos y que ahora ya no sucederán. Éramos jóvenes, no hubo tiempo de tener hijos. Dos querías, ambas niñas, para que la una hiciera compañía a la otra, para que fueran un equipo. Los viajes de nuestros sueños que nunca hicimos: la India, Chile o la Gran Manzana. Pero, por todos los vuelos que nunca pudimos alcanzar, todas las vidas que no tuvimos tiempo de crear y todas las hazañas que nos faltaron por conquistar… aun existe esa posibilidad.
  Ahora que se acabó el tiempo, lo entiendo. Yo me he de marchar. Tan solo pido y rezo para que tú sí que cumplas tus sueños. Que viajes, que sonrías, que siga tu vida. Que llegues a ser la escritora que siempre quisiste, con ese talento que me desbordaba cada vez que me deleitabas con una de tus historias. Que tengas amigos, que conozcas a gente que te abrace y apoye cuando lo necesites. Y sí, que encuentres a alguien que pueda hacerte feliz cuando yo te falte, que vuelvas a enamorarte. Que seas madre, que tengas a tu equipo. Pido que sigas adelante por los dos, que tus pies te lleven a donde siempre quisimos llegar.
  Yo, por mi parte, te vigilaré desde el cielo, desde cada amanecer y cada atardecer, desde el silencio. Estaré en los malos momentos transmitiéndote lo que pueda para animarte, y en los buenos para disfrutar contigo y ver con orgullo lo fuerte y valiente que estarás siendo por los dos. Porque no hay evento, ni sombra, ni muerte que pueda borrar jamás que siempre te he querido y que siempre te querré.
  Elsa: sé, ríe y vive por los dos. Es lo único que le pido al futuro.

FIN

sábado, 11 de febrero de 2017

¿Dónde Está mi Amiga?

Despertó con una terrible jaqueca, boca desencajada y seca. Había sido una noche muy loca, una de esas que no se olvidaban. Por desgracia, no se acordaba de nada.
  Estaba sola, como casi nunca en su historia.
- ¿Dónde está mi amiga?- se preguntó la chiquilla.
  Era suave, confortable y blandita. Se llamaba Izquierda, y era una zapatilla. Azul como el cielo, esponjosa, como el rabo de un conejito, y estrecha, siempre había estado junto a su amiga melliza, Derecha. Tenían la misma edad, claro, desde su salida de la fábrica hacía un año. Habían estado juntas en un sinfín de eventos, soportando durezas, callos y olores no muy frescos, pero nunca separadas. Ahora, como novedad, no la veía por el rabillo del ojo al caminar.
  Izquierda se sentía pesada y había perdido el habla.
- La noche ha sido dura- se dijo-. Pero he de buscar a mi amiga, sin duda.
  La zapatilla solitaria miró debajo de la cama. Descubrió polvo, unas llaves y ropa interior usada, pero no a Derecha.
  Bajó entonces las escaleras y revisó la cocina, por si se hubiese colado debajo de alguna estantería. Ni rastro.
  En el salón, escarbó bajo el sofá, pero sin éxito. Solo pelusas, monedas y una pulsera de México.  ¿Dónde estaría su amiga?
  Uno a uno, Izquierda revisó hasta los últimos confines: el dormitorio de los niños, la sala de estar, los baños, la bohardilla, detrás de los cojines… pero ni rastro de ella.
- ¿Dónde estás, Derecha? Tu ausencia abre en mi pecho una brecha.
  Ensoñó lo que haría cuando descubriese dónde se escondía su amiga. La abrazaría, la mimaría y con ella hablaría.
- Bueno, eso si recupero el habla- se planteó la traba.
  Si tan solo pudiera recordar...
- ¡Aquí estás!
  Su dueña estaba resacosa, se movía sin coordinación y ojerosa. Izquierda sabía que debía mantenerse quieta, porque era un objeto y se supone que los objetos no son cosas con sentimientos.
  La señora era vieja aunque atlética, y le gustaba el bebercio de forma épica. Con ebria torpeza, levantó a Izquierda y tiró de su extremo firmeza. Derecha salió de dentro de su boca sin aliento, donde había estado atorada todo el tiempo.
  Izquierda y Derecha se miraron un momento. La una había estado de la otra dentro, y viceversa, en una suerte de vergonzoso entuerto. Antes de que ninguna pudiera gritar, su dueña le metió a cada una un pie en la cavidad bucal y las arrastró por el suelo hasta la cocina, en donde se sirvió una manzanilla.
  Desde aquel fatídico día, Izquierda y Derecha no volvieron a mirarse a la cara. No se sentían cómodas cuando cruzaban miradas. A pesar de los esfuerzos, no pudieron superar su desencuentro.
  La antigua amistad de las zapatillas fue truncada con fulgurante pena, y nunca jamás fueron capaces hablar del tema.


Moraleja: Nunca te líes con tu mejor amigo.

FIN